septiembre 09, 2009

The Downward Spiral // Nine Inch Nails

[letras | caratula | 320 kbps | 136 mb]

"You didn't hurt me,
Nothing can stop me now"

La vida es una mierda, y definitivamente no hace falta que yo, uno de tantos suicidas potenciales, lo afirme. Dentro de cada uno, bajo la cascara de american-damnass y optimismo de cuarta, incluso el falso suprarrealismo, existe la certeza de que, al ser carne y hueso, estamos condenados a una existencia forzada a tener los pies en la tierra, los ojos debajo y los labios ocupados en palabrería reciproca, a ser un elemento mas de este ensayado brave new world que nunca se completa.

Respiramos, lloramos, comemos y follamos con la lucidez necesaria digna de una persona como tal, pero en una pequeñísima parte de nuestro ser, esa que llaman criminal y donde Satanas se lo pasa en grande, no somos sino ingenuos animales arrojados sobre dos patas a existir sin entender todas las reglas. Pocos se atreven a encontrar ese anima primitiva, y es un idiota afortunado aquel que se lo adueña y le deja destrozar su disfraz de hombre alfa. En este punto, puedes ser una suerte de Charles Manson politicamente incorrecto, o escucharte como Nine Inch Nails.

Trent Reznor es el cerebro, corazón y cadaver del proyecto mas contestatario en el mainstream de las ultimas décadas. Graduado como ingeniero en computación (WTF?), y bajo el prototipo del chico solitario sin mujer, con una mente enfermiza e irrefrenable que Pinky envidiaría, su futuro quedó sellado con clavos de nueve pulgadas en Pretty Hate Machine (1989), nombre soberbio y magnifico para una grabación tibia y dubitativa, empero lo bastante esmerada para ofrecer números sangrientos y tan elegantes como Head Like A Hole o Sin. No seria sino 5 años después, tras el logradísimo Broken EP, que Trent y sus demonios vomitarían el trabajo decisivo en su carrera, The Downward Spiral (1994).

Considerado tanto el mejor LP de Nine Inch Nails como un magnus opus de la musica electrónica ( y vaya electrónica...), la tesis de The Downward Spiral es la decadencia de un sujeto anonimo, desde el reconocimiento de su propia miseria hasta el climático suicidio que Hollywood no pudó robar. Pero, aun mas que un disco conceptual, The Downward es una exploración a los recovecos mas lovecrafnianos, pervertidos y crueles del individuo. Quizas en un sentido muy literal y sobreactuado, pero hacia falta que Reznor atacase con sus riffs cabreados y su inagotable obsesión por las maquinas de ritmos, para que una época que todavia lloraba en su Heart-Shaped Box desnudara el verdadero rostro de un mundo que es todo menos gentil.

Desde el primer segundo, Reznor se descubre como un Hamlet en su propia tragedia: se escucha teatral y asfixiante, como si el sonido prefabricado a sus espaldas no fuese sino una extension musical de su propio sufrimiento. No hay pasión shakespeariana en sus vocales desgañitadas, sino una introspección que seduce, rasguña y solloza.

Cual Virgilio posmoderno, te arrastra circulo a circulo, track por track. Mr. Self Destruct es el prologo a un trayecto insoportable y dantesco. Sin miramentos, sin ganchos románticos, se lanza a las guitarras enérgicas y tormentosas, abriendo una herida que no volvera a cerrarse. En Heresy, Nietzche se alza de su tumba para anunciar “your god is dead and no one cares”, y sin cederte un respiro sigue la marcial y corrosiva March Of The Pigs. Los cielos se abren, la carne arde al influjo de una bateria disonante y metalera, y un piano coqueto cede paso a la erotica, sádica y monumental Closer: un Trent exquisito te suelta “i want to fuck you like an animal” y te dejas caer en sus brazos de Morfeo sexual.

Ritmos reptantes y masturbatorios te arropan en un paroxismo carnal. La anagnórisis llega en The Becoming: multitudes rugiendo por un alma desangelada, un piano insólito mezclándose con el explosivo Big Man With A Gun, obertura al requiem plasmado en la segunda mitad del disco, con puntos altísimos como I Do Not Want This o Eraser, en conjunto un neto prefacio para la sucia y poética Hurt, punto final a las lineas que todos los vivos no se atreven a escribir.

tracklist:
01. Mr. Self Destruct
02. Piggy
03. Heresy
04. March Of The Pigs
05. Closer
06. Ruiner
07. The Becoming
08. I Do Not Want This
09. Big Man With A Gun
10. A Warm Place
11. Eraser
12. Reptile
13. The Downward Spiral
14. Hurt

●● descarga en comments ●●

Regreso de mi iluminación espiritual (lease maratón personal de The Simpsons) follando como una bestia al ritmo de un album tan erótico como agresivo. Year Zero es mi favorito, pero Spiral es EL albúm. Live it.

septiembre 02, 2009

Loved // Cranes

[letras | caratula | 256 kbps | 92 mb]

El tipo derechista-extremo-pseudo-culto cuelga imitaciones de Rembrandt que no entiende, compra a Vivaldi en mayoreo y guarda a Jack Dawson en su corazón. El tipo younger-alternativo-bohemio tiene a Nietzche y Lou Reed sobre un pedestal, no odia demasiado a Adolf Hitler y, con el valor suficiente, declara a Lady Gaga como gothic-pop. La belleza es un concepto imposible y discordante, invariablemente definido por el placer y plenitud encontrado en un trabajo, no necesariamente artístico.

Nacida en la mente de Jim Shaw y las vocales infernales de Alison Shaw, erguida en los dulcísimos cimientos construidos por Cocteau Twins, Cranes es el sincretismo entre los preceptos politicamente correctos y la ideologia mas descabellada sobre la belleza. De esas agrupaciones que, a paso lento y seguro, recogen vestigios de luz silenciosa entre los escombros voluntarios, y los adueñan para su inesperada y malagradecida gloria.

Envueltos en un onírico dream pop, arropados en un shoegaze arenoso y brutal, derrumbando las estructuras convencionales de un pop impensable, bebiendo de My Bloody Valentine y jugueteando con los cavernosos ecos de Joy Division... Cranes escapó a toda definición certera, convirtiendo al cuarteto en el combo perfecto para una generación sedienta de reinventarse, bastante más inteligente que en el siglo XXI. Si bien la sombra de Liz Fraser y compañía los arrumbó en un cierto anonimato que ni siquiera Robert Smith (en sus buenos años) consiguió superar, se han hecho con una trayectoria de casi 20 años, pocos tropiezos y bastantes elogios como para que el anodino Cranes (2008) sea una placa agradable y costumbrista.

Pero, nadie lo negara, el Cranes que ha dejado huella quedó en los noventa, en una triada de discos que todo ser vivo debe escuchar para sentirse vivo: el gótico Wings Of Joy (1991), el armonioso Forever (1993), y el que hoy nos ocupa, el industrial y atmosférico Loved (1994).

Lo bello es subjetivo. Cranes es subjetivo. Loved es, por tanto, hermoso en su fondo y escalofriante en su forma. Su belleza se deshace de toda atadura, no hay lugar para el sentimentalismo de cabecera o las escuchas aficionadas. Shining Road ataca como gracia de Ennio Morricone, Lillies se antoja aterradora con su estructura amorfa y sus ritmos abrasivos, Beautiful Friend es un torrente de lagrimas entre guitarras vintage, Paris And Rome es una pequeña épica en la tradición de los mejores crescendos de la historia. Cranes llueve sobre ti como gotas de sangre, como hielo nocturno, las ensoñaciones y los amores innombrables son descubiertos dentro de un laberinto gutural donde Asterión canta con voz de muñeca, de silfo, de súcubo.

Porque Alison Shaw es a Cranes lo que Beth Gibbons o la mismísima Fraser son a sus respectivos proyectos; un irremediable juego donde las vocales se enamoran de la musica, y la musica se enamora de las vocales. Alison no necesita de cantos jeroglíficos o letras torturadas: sus números líricos son simplistas, rayanos en lo mediocre (sobran los “in your eyes” y los “try to be strong”). Alison puede convertir un “te amo” en fuego y osamentas, emitir tal emoción y fuerza vital que no puedes sino rendirte a la provocación sensorial, dejar que el humo y las estrellas te acunen en éxtasis, en placer, en plenitud...

tracklist:
01. Shining Road
02. Pale Blue Sky
03. Rêverie
04. Lillies
05. Are You Gone?
06. Loved
07. Beautiful Friend
08. Bewildered
09. Come This Far
10. Paris And Rome
11. In This Night
12. Shining Road [Brauer Mix]
13. Paris And Rome [Flood Mix]
14. Lillies [Flood Mix]

●● descarga en comments ●●

Varios dias sin postear, los estragos de una resaca, una playera de A Clockwork Orange nuevecita sobre los hombros y un album que necesitaba para encontrarme de nuevo. No, no lo disfruten. Live it.
 
[volver arriba]